a
lunes 22 julio 2024
InicioIntrahistoriasCándido Ansede en la Filmoteca de Castilla y León

Cándido Ansede en la Filmoteca de Castilla y León

Intrahistorias

Más vistas

Cándido Ansede en la Filmoteca de Castilla y León

 

 

LA FILMOTECA DE CASTILLA Y LEÓN POSEE UNA AMPLIA COLECCIÓN DEL FOTÓGRAFO CÁNDIDO ANSEDE QUE RECOGE LA VIDA EN SALAMANCA A PRINCIPIOS DEL SIGLO XX

 

 

Para Cándido Ansede, la fotografía era el medio de comunicar su percepción de los lugares y gentes de Salamanca. Supo manejar con maestría la idiosincrasia charra de los años veinte y treinta, la de sus calles y rincones, y viajó por la provincia y la región con su voluminosa impedimenta de reportero gráfico.

Lo más característico de la fotografía de Ansede, junto a su indudable valor artístico, es que, además de la imagen característica de los monumentos salmantinos, captó los tipos pintorescos de la época, escenas netamente urbanas, calles estrechas y embarradas, hileras de casas bajas, los vendedores ambulantes, las churrerías, las gigantillas de la Plaza, viajeros subiendo y bajando del autobús de línea, serranos, gañanes, arrieros, coches de caballos, ganado junto al Puente Romano, el esquileo de las mulas y un largo etcétera que evocan el recuerdo de aspectos que han desaparecido del acervo popular

Cándido Ansede había nacido en el Café de Las Cuatro Estaciones, situado en la calle Toro, esquina a Alberto Aguilera, La Calleja, un establecimiento de propiedad familiar de dos plantas con columnas de hierro de Moneo, de cuya industria su padre, Anselmo Ansede, era contable.

El ilustre fotógrafo se inició a los catorce años en el taller de Pedro García, en el Corral de Guevara de la calle Libreros. Después, con el francés Jean Poujade en la calle Toro, simultaneando el trabajo con estudios en la Escuela de Bellas Artes de San Eloy.

Posteriormente, desde 1904 hasta 1912, estuvo con su verdadero maestro en el arte del blanco y negro, Venancio Gombau, en la calle Prior 18, un estudio que simultaneaba con otros en Peñaranda y Ciudad Rodrigo, muy próximo a la vivienda de Miguel de Unamuno. El Rector a menudo entraba en el establecimiento para charlar con ellos. Gombau esperaba al momento, cuando se explayaba en sus monólogos, para decirle: “Don Miguel, hoy tiene usted una luz excelente para una fotografía”. Así obtuvo de él centenares de imágenes.

Tras su etapa con Gombau, fundó junto con Ángel de Juanes el Estudio Ansede, que pasaría a ser de su propiedad y el único mantenedor desde 1933 hasta 1970, año en que murió.

Su nieta Tatane Ruiz Ansede proporcionó numerosos datos biográficos a la Filmoteca Regional de Castilla y León, a la que donó más de mil trescientos negativos para que investigadores y documentalistas pudieran encontrar la imagen plástica de la historia local. El gran Alberto Schommer elogió dicha colección, así como el coloreado que de ella realizó Franja Fotográfica, diciendo que “siempre que se tiene la oportunidad de contemplar una obra de principios de siglo, se tiene la sensación de que el mundo ha retrocedido, que todo era antes más sencillo”.

(Portada. Antiguo Edificio de Correos. Plaza de Santa Eulalia. Salamanca. Cándido Ansede)

Filmoteca de Castilla y León.  FILMOTECA

 

 

Cándido Ansede. 1933 (Tatane Ruiz Ansede)

 

 

Filmoteca de Castilla y León. Salamanca

 

ÍNDICE DE TEMAS. ACCESO

 

Compartir Con:
Califica este Artículo

fernandopema@hotmail.com

Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.